14 de octubre de 2010

Cobardia (final)

Si no han leido la historia, aqui les dejo los enlaces.
Parte 1
Parte 2





Hasta el día de hoy han pasado 6 años sin verte, el tiempo se me ha ido en tratar de olvidarte y aún no lo consigo. No se si sea una obsesión el tenerte presente a cada momento de mi vida, cuando mi corazón siente dolor allí apareces, tan radiante y linda, con aquel amor que fingías tan bien o que en algún momento sentiste y luego un viento leve lo llevo a otros rumbos. La seguridad que sentía contigo no la he vuelto a sentir, recuerdas cuando caminamos por aquel callejón totalmente oscuro y nos paramos a mitad de la calle a besarnos, no importó que la gente pasara, sola tu existías para mi, andábamos de la mano por todas las ciudades sin reparar en los comentarios de la gente, me sentía tan bien contigo.

Dijiste que no podía darte el soporte económico que necesitabas, que mi carácter no era lo que tu querías, esas palabras me quedaron como eco en la memoria, un año después supe que andabas con una señora mucho mayor que tu. Ella No estaba nada bien pero te dió esa estabilidad que querías, me dolió como no te imaginas verte en esa foto abrazándola, ese día en la oficina traté de hacerme la fuerte, iba al baño a llorar 5 lagrimas y volvía a mi escritorio, lo soporté todo el día, al salir, pasé a un bar y compré un cuarto de whisky y fui a la casa de un amigo, le dije que saliéramos, él me conocía y no preguntó nada, caminamos sin rumbo y en silencio. En una esquina destape la botella y la bebí sin detenerme, sentí como ese sabor tan amargo inundaba todo mi ser, me dolía el corazón, tenía fría la sangre, me dolías tanto. Mi amigo me acompañó, bebimos, cantamos, lloramos, vimos como amanecía fumando frente a tu foto, era enfermizo tratar de olvidarte teniéndote en un altar.



De esa noche en adelante solo fuí una sombra, una sombra de la mujer que te amaba, recorrí todos los bares de la ciudad, escribí un sin fin de cartas que nunca te envíe, te lloré como no he vuelto a llorar, lloraba tu ausencia, tu recuerdo y ese maldito amor que me quemaba el alma. Busqué en otros labios el sabor de los tuyos, regale mil rosas y promesas rotas, puse el cuerpo y el alma y mi mejor intento por volverme a enamorar pero no sucedió.

Recuerdo la última llamada que te hice, te dije hola y dijiste mi nombre, alguien te arrebató el teléfono y me dijo " que fregadera la tuya, ya déjanos en paz"..... fue la última vez que marqué tu número, 53913042.


Un día desperté sin sentir más dolor, y decidí escribir para este blog el fin de nuestra historia y decirte gracias, gracias porque me enseñaste lo que es el amor, gracias porque me demostraste todo lo que puedo llegar a amar, porque apareciste en la flor de mi vida y me regalaste un motivo para suspirar. Si volviera a nacer volvería a ser tu novia, tu quizás me volverías a dejar pero no me importa valió la pena, mi primer amor, mi ángel del mar.



"Estrella fugaz"

No hay comentarios: