18 de septiembre de 2010

Hoy te dije que me enamore de ti, preguntaste por qué? y te dije que por muchas cosas, por tu ternura, tu sencillez, tu sentido del humor, tu voz, tu sonrisa, tus ojos, tus manos, tu forma de caminar....y otras más, te dije que hay algo en ti que me atrae, que no entiendo que es ni cuando surgió es como si no hubiese un principio y me contestaste "No todo tiene una razón de ser" y me quedé pensando ya que para mi todo tiene una explicación y siendo sincera para amarte como te amo no encuentro ninguna.

Si me acompañaras todos los días, te diría que te amo temiendo que simplemente fuera una cuestión de costumbre, pero te veo un par de horas una o dos veces por semana asi que es mucho más que eso. Tampoco puede ser pretexto mi soledad, porque gente buscando compañia sobra y no soy de quienes se prestan a esos juegos de te quedas conmigo y me quedo contigo porque no hay opción. Asi que no te digo "te amo" para borrar mi soledad.

Para qué voy a mentir, si lo que quiero lo puedo conseguir con la verdad?? si buscara solamente el placer de una o varias noches no te diría te amo.

Si me atrevo a decir te amo, a pesar de la distancia, a pesar de lo dificil que se hace verte, a pesar de sentirte a veces tan ausente y desconectada, a pesar de que me asusta sentir lo que siento, a pesar de que no he pasado una noche contigo, a pesar de que si te llamo no me contestas y cuando me llamas no te puedo contestar .... es simplemente porque te amo, y es un "te amo" que viene de lo más profundo de mi ser.


Decir te amo y sentirlo, me ha hecho vulnerable, me asusta tanto, no se si es el hecho de amarte sin que me ames, o de que me ames y no podamos estar juntas.

Son muchos sentimientos y sensaciones, es amor acompañado de miedo, la fé se abre camino y no me queda más que confiar en lo que siento y en la teoría de que el amor prevalece a pesar de todos los pesares.


Esta noche no puedo contener el llanto, me asusta lo que me estás diciendo....




PD/ hay historias en cada una de nosotras, no las dejemos pasar.

11 de septiembre de 2010

Insomnio (Noche del 10 de julio y madrugada del 11)

Once de la noche: tomando agua y buscando algo que ver en la t.v. Cara de felicidad, un sabor dulce en la boca y en el corazón mucho amor despertándose, repaso cada beso, cada caricia dada, cada palabra tuya y tu imagen preciosa dandome vueltas en la cabeza.

Media noche: Ok. Tratare de dormir.


Dos de la mañana: Escucho música en otra habitación del hotel, a todo volumen aquella canción: " el hombre que yo amo, sabe que lo amo me toma en sus brazos y lo olvido todo" (se me escapa un suspiro, por la mujer que yo amo….) y unos grandes alaridos que me imagino querían cantarle a ese hombre que amaba. Se escucha la voz de la encargada del hotel sometiendo a la señora al orden, trato de ignorar la discusión y cambio de posición en la cama.

Tres de la mañana: Suena el teléfono de alguien en la habitación de alguien, la conversación se extiende y el sueño más que espantado se desaparece por completo. Pero, debo dormir, necesito energía para mañana. Cambio la sabana, la almohada y bebo un poco más de agua.

Tres cuarenta de la mañana: Demasiada agua, debo levantarme. Regreso a la cama a tratar de dormir nuevamente.

Cuatro de la mañana: Mi celular vibrando. Numero equivocado. Si!!! que bien!! casi amanece y no puedo dormir.

Cinco de la mañana: Mejor voy a bañarme.

Seis de la mañana: El Warner Channel si que tiene buenas series para iniciar el día. Lo peor de levantarse temprano después de no dormir, es tener mucha hambre y saber que a esa hora no se encuentra desayuno por ningún lugar cercano. Un poco más de agua? Si.

Siete de la mañana: Ataque de nervios, ya va a venir!!! Inicia el conteo regresivo! A la espera de su llamada, a la espera de que toque a la puerta. Cabello peinado cada cinco minutos, doble aplicación de desodorante, un poco mas de perfume, ordeno un poco la cama y a esperar. Veo el reloj cada tres minutos y el tiempo se hace eterno.

Ocho y cuarto de la mañana: Su llamada, " ya voy para allá ". Ahora veo el reloj cada dos minutos. Tocan a la puerta, esa mujer perfectamente hermosa, dando los buenos días, un gran abrazo. La veo: cabello suelto, ojos iluminados, cintura en la que puedo perderme por dias enteros y esos labios tan exquisitamente deliciosos.


Tú, la razón de mis desvelos, de mis largas esperas, y de este amor tan grande que me hace extrañarte cada vez mas.

5 de septiembre de 2010

10 de Julio

En la bolsa: una rosa, música, incienso, velas, yo repasando cada palabra que diría para pedirle que sea mi novia. Llegó con más de una hora de retraso y al verla no sabía ni que decirle. Debía ser cuidadosa, pensar en el momento indicado para decir esas cuatro palabras que darían inicio a ese algo más que una amistad. Por qué estaba tan nerviosa? Por qué me sudaban las manos? Por qué sentía un vacio en el estomago y el corazón palpitando tan rápido? Seguramente porque esperaba con ansias la repuesta a mi pregunta. Traté de encontrar el momento adecuado, en el carro, no se pudo, caminando, no me atreví, en la habitación, no me salía la voz, después del beso, tenia miedo de que mi propuesta la hiciera alejarse así que no me atreví.

A qué horas sacaba la rosa? y la música? el incienso? eso parecería muy artificial y planificado así que quedó descartado. Quería parecer romántica pero sincera, detallista pero sin caer en lo cursi, pensé mejor en palabras sencillas y me olvidé del discurso.

Extendí las conversaciones lo más que pude, me atreví a darle la rosa, la tomé de la mano y prepare mis palabras, me sorprendió contándome un chiste que me dejó totalmente desarmada. A empezar de nuevo. Busqué otro momento y no lo encontré, trate de decir algo que me marcara el camino en la conversación pero nada.

Los nervios cada vez eran mas intensos, mientras mas tiempo pasaba mas se me nublaba la cabeza, estábamos por salir de la habitación cuando la tomé de las manos y le dije "Quieres ser mi novia???" Los segundos siguientes se me hicieron eternos. Yo solo Pensaba, "decime cualquier cosa, lo que sea" y el tiempo se me detuvo cuando escuché: "si mi amor". La Besé con todo el amor, la abracé y sentí como abrazaba al universo entero, con toda su belleza, con lo inexplicable y esa chispa de vida que no es más que una gran bendición.

Gracias amor por ese sí, Gracias por tu ternura, tu cariño, tu paciencia, gracias por estos dos meses llenos de felicidad y de momentos tan especiales.