23 de marzo de 2009

Invitación...


Hola... qué tal les va,,, como que últimamente he tenido algo abandonadito el blog, pero pes, ya en estos días me libero un poco de trabajo y podré alimentarlo con algunas cositas que he conseguido por ahí...... el siguiente mensaje, lo ha enviado Hiro, que es la coordinadora del círculo de lectura que se realiza los domingos, cada quince dias, en Ferschteckt. Tomenlo en cuenta, participemos y construyamos nuevos espacios de convivencia,,, ,,,



Hola a todas que tal les va?

Como sabrán, desde el año pasado, existe a su disposición, un círculo de lectura, para todas aquellas que sean del gusto de la literatura.

Esta vez no voy a detenerme en explicar lo que hacemos en él, pues ya lo he hecho en múltiples ocasiones y temo parecer un disco rayado e insulso. Lo que deseo realmente, es hacerles partícipes de varios cuestionamientos que están dándo vueltas en mi cabeza y que de alguna u otra manera buscan una respuesta.

El Círculo de lectura lleva funcionando ya algún tiempo, sin embargo poco a poco, y aunque se que ha sido importante y ha brindado un aporte, estoy muy consciente que no es suficiente, creo que podemos como grupo aportar mucho más.

Ahora bien, es en este punto donde necesito su colaboración, porque por mucho que yo pueda imaginarme las cosas no hay mejor solución que alguien venga y te las diga llanamente sin rodeos y eufemismos. En primer lugar me gustaría saber la opinión de aquellas personas que en algún momento han estado presentes en alguna reunión del Círculo, y sobre todo me interesa saber en gran medida, cuáles fueron las razones por las que se desalentaron para seguir llegando.

El otro cuestionamiento que tengo y que me gustaría sobremanera que me respondieran es, en el supuesto caso de que se dieran talleres o actividades de convivencia, desde su perspectiva de mujeres que aman a mujeres, ¿qué tipo de temática ven necesidad que se trate o les gustaría que se tratara? la respuesta que den a esta última, espero la hagan con sinceridad y diversidad........además hagánlo después de una reflexión profunda de las problemáticas que experimentan diariamente, como personas, como mujeres, y como lesbianas o bisexuales, no tienen que ir muy lejos ni pensar en cosas extraordinarias, simplemente en su vida cotidiana. Busquen en sus temores, en sus inquietudes, en sus dificultades, en sus crecimientos, en sus potencialidades.

Por último, con qué estarían dispuestas a participar; con su presencia, con conocimientos sobre un tema, con material, con equipo de sonido, comida, lugar..... qué se yo, usen la imaginación.... con lo que se les ocurra, pero en verdad creo que es muy importante participar, dar vuelo a nuestras expectativas, no pensar que sería bueno esto o aquello, sino hacerlo.

Con esta provocación las dejo pensando, espero que envíen sus propuestas...........las dejo con una anécdota.

Recuerdo cuando recien mi iniciaba en este universo lésbico que desconocía por completo......,la concepción de mi misma era la de una mancha en una sabana completamente inmaculada, con ese sentimiento de aplastante soledad comencé a tocar puertas para conocer por decirlo de alguna manera, a más manchas como yo........sin embargo las puertas que toqué esperando algún apoyo y una leve sensación de pertenencia se abrieron, pero con condiciones que me obligaban a dar pasos más agigantados de los que yo en ese momento estaba preparada a dar. Luego lo que encontré, fueron lugares de ocio para divertirme y sentirme irónicamente "libre" dentro de cuatro paredes......me gustó mucho he de confesar, pero aún sentía esa desazón y esas ganas de mitigar tanta incertidumbre, y de solventar tantas dudas a causa de la desinformación. Lo bueno fue, que la concepción de esa sábana inmaculada comenzó a cambiar por una moteada que parecía más bien un dalmata. Así que después de mucho caminar buscando ojos en los cuales reflejarme me di cuenta que esperando no iba a conseguir nada, y que si quería encontrar un lugar que me tendiera la mano, tenía que comenzar por construirlo.

Hiro.
hiro_lan@hotmail.com

P.D.
¿A que un dalmata no lo es sin las manchas?
¿A que un universo no lo es sin la diversidad?

2 comentarios:

CABALASISOY dijo...

OK, interesante propuesta, la estuve analizando, un poco, ni mucho tampoco porque como que entonces ya no se es del todo espontánea.
En fin, me gustaría un lugar de confianza, donde no escuche sólo mi voz, donde no estén siempre de acuerdo con lo que digo o pienso, donde aprenda de la vida y de cada una de las presentes, donde sepa que los chismes y las intrigas no sean el pan de cada día, donde haya un ambiente de buen humor y cierto grado de aventura. Donde haya osadía, picardía y camaradería.
Donde se pueda tocar cualquier tema y haya una buena recepción y disposición al diálogo y al comapartir. Entre otras cosas.
Es una humilde opinión, claro.

CABALASISOY dijo...

Ahora, paso a lo que haría, pues lo que ya hago, invitar a chicas que cumplen con esos criterios a nuestro hogar y pasarla súper bien. No podría tener a más de diez en una misma ocasión y honestamente no invitaría a extrañas o aquellas que no hicieran click con mi esposa y conmigo en cuanto a sentir confianza. Tenemos el honor de contar con un círculo de amistades muy especiales, entre ellas la autora de este blog y su pareja, así como a otras 3 mujerazas que mis respetos y a quiens conocimos a través del blog de delirio y el foro. Definitivamente quisiera conocer a más chicas lesbianas, pero...y no quiero parecer tóxica, de verdad y perdón si ofendo suceptibilidades...hay chavitas que no saben ni dónde tienen los pies puestos. Además, pasa un fenómeno muy interesante, una vez se llega a un nivel de...digámosle madurez o autoaceptación o identidad lésbica, ya no se tienen las ganas de retroceder, me refiero a que una busca lesbianas que se acepten, que no estén enclosetadas, que se valgan por sí mismas, que vivan sus vidas con la cabeza en alto como las lesbianas que son.
Por ello un taller podría ser el fomentar la visiblidad lésbica a través de todas las que estamos visibles y aunque no somos estrellas de rock, le damos su lugar a la comunidad lésbica, en donde nos movemos. Y de entradita, no darle a la actividad connotación política o feminista, porque entonces, no gracias, pero que les vaya bien.